Tengo el honor de intervenir en nombre de los Estados Miembros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, (CELAC).

Permítame felicitarlo, señor Presidente, por convocar esta Reunión de Alto Nivel para conmemorar el primer Día International para la Eliminación Total de las Armas Nucleares. Deseo también expresar nuestro agradecimiento al Secretario General por sus palabras introductorias, así como por sus esfuerzos para promover el desarme nuclear.

Para los Miembros de la CELAC, el objetivo de este día histórico es triple: destacar la visión colectiva de un mundo libre de armas nucleares; movilizar apoyo y acción internacional por parte de los gobiernos, la sociedad civil, incluidas las organizaciones no gubernamentales, academia, parlamentarios y medios de comunicación para avanzar en el objetivo del desarme nuclear necesario para concretar esta visión, y reforzar el llamado a los Estados para que inicien negociaciones para la prohibición y total eliminación de las armas nucleares como una prioridad absoluta.

En la histórica ocasión en que fundamos la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) en 2011, los Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad renovaron el permanente compromiso regional con un mundo libre de armas nucleares. Y, en su Segunda Cumbre celebrada en enero de 2014, enfatizaron la decisión de unirse a los esfuerzos de la comunidad internacional en la redacción de propuestas concretas para alcanzar el desarme nuclear general y completo.

A los 33 Estados Miembros de la CELAC nos orgullece pertenecer a la primera área densamente poblada en el mundo que se declaró como Zona Libre de Armas Nucleares (ZLAN) por medio del Tratado de Tlatelolco, y contar con la experiencia y el legado de la Agencia por la Prohibición de Armas Nucleares en Latinoamérica y el Caribe (OPANAL), para inspirar el establecimiento de nuevas Zonas Libres de Armas Nucleares alrededor del mundo.

Celebramos además con beneplácito la histórica proclamación de Latinoamérica y el Caribe como “Zona de Paz,” el 29 de enero de 2014; en ocasión de la Segunda Cumbre de CELAC celebrada en Cuba, con el objetivo desterrar para siempre el uso y la amenaza del uso de la fuerza en nuestra región.

Nuestra región, declarada Zona de Paz, se ha esforzado siempre por avanzar el desarme nuclear y alcanzar la completa eliminación de armas nucleares. La CELAC ha liderado activamente los esfuerzos de la comunidad internacional para comenzar, con carácter de urgencia, negociaciones para la adopción de un instrumento jurídicamente vinculante que prohíba las armas nucleares, dentro de un período de tiempo acordado multilateralmente.

Los Estados Miembros de nuestra Comunidad enfatizamos que el uso o la amenaza de uso de las armas nucleares constituyen un crimen de lesa humanidad, una violación del derecho internacional, del derecho internacional humanitario y de la Carta de Naciones Unidas.

Además, los miembros de la CELAC expresamos nuestra más profunda preocupación por las consecuencias humanitarias de enormes proporciones y los efectos globales que se pueden generar por cualquier detonación nuclear accidental o intencional. Exhortamos a la comunidad internacional a reiterar su preocupación sobre las consecuencias humanitarias de las armas nucleares, donde sea que se lleve a cabo el debate sobre este tipo de armas. Damos la bienvenida a los resultados de las Conferencias de Oslo y Nayarit sobre el Impacto Humanitario de las Armas Nucleares. CELAC felicita a México por realizar en Nayarit la Segunda Conferencia Internacional sobre este tema. Apoyamos con contundencia el reclamo hecho en la Conferencia de Nayarit para la negociación de un instrumento internacional legalmente vinculante para la prohibición de las armas nucleares. En este sentido, invitamos a todos los Estados a participar en la Tercera Conferencia Internacional sobre el Impacto Humanitario de las Armas Nucleares que se celebrará en Viena en diciembre de 2014.

Deseamos además reiterar el firme compromiso de la CELAC de trabajar en la convocatoria de una Conferencia Internacional de Alto Nivel para identificar las medidas y acciones que permitan acordar un programa por fases para la eliminación completa de las armas nucleares en un período de tiempo específico, que prohíba su desarrollo, producción, adquisición, prueba, almacenamiento, transferencia, uso o amenaza del uso, y estipular su destrucción.

Los Estados Miembros de la CELAC reiteran su llamado a la comunidad internacional para iniciar la negociación y adopción, en el plazo más breve posible, de un instrumento universal jurídicamente vinculante en materia de garantías negativas de seguridad. Es un interés legítimo de los Estados no poseedores de armas nucleares, entre los que se incluyen los 33 Estados Miembros de la CELAC, que los Estados poseedores de armas nucleares brinden garantías inequívocas y jurídicamente vinculantes de que no utilizarán ni amenazarán con el uso de esas armas. CELAC insta una vez más a los Estados poseedores de armas nucleares a que retiren todas sus reservas y declaraciones interpretativas a los Protocolos I y II del Tratado de Tlatelolco y a respetar el carácter desnuclearizado de la región latinoamericana y caribeña; contribuyendo así a eliminar la posibilidad del uso de armas nucleares contra los países de la región.

A pesar de que se han dado importantes avances por parte de la Federación Rusa y los Estados Unidos de América a través del Tratado sobre Medidas para Reducir y Limitar las Armas Estratégicas Ofensivas, (New START), el progreso alcanzado hasta este momento ha sido insuficiente. CELAC solicita significativas reducciones adicionales, particularmente con respecto a las armas nucleares no desplegadas y no estratégicas, de manera transparente, verificable e irreversible.

Los miembros de CELAC expresan su oposición al perfeccionamiento de las armas nucleares existentes y al desarrollo de nuevos tipos de armas nucleares; dichos actos, como tales, son inconsistente con la obligación de desarme nuclear. La Comunidad pone de relieve la necesidad de eliminar el papel de las armas nucleares en las doctrinas estratégicas, políticas de seguridad y estrategias militares.

Muchas de esas armas se encuentran en alto estado de alerta. CELAC insta a los Estados con armas nucleares en alerta máxima a que disminuyan la disponibilidad operacional de sus sistemas; el cual consideramos como un pequeño pero necesario paso en la dirección correcta.

Sr. Presidente,
La Conferencia de Revisión de 2015 del Tratado de No Proliferación de las Armas Nucleares (TNP) debe continuar proporcionando con renovado ímpetu una mayor cooperación en la consecución de los objetivos del Tratado, incluido el desarme nuclear completo y efectivo. Extender simplemente los planes previamente acordados por otros cinco años no es aceptable, especialmente teniendo en cuenta la deslucida ejecución de la mayoría de las acciones relacionadas con el desarme. Por lo tanto, los Estados miembros de la CELAC abogan por la plena aplicación del Plan de Acción adoptado en la Conferencia de Revisión del TNP de 2010 y por la adopción de medidas adicionales para alcanzar la eliminación total de las armas nucleares. Reiteramos nuestro llamado para cumplir las obligaciones y el logro de la universalidad del TNP y exhortamos a los Estados que aún no lo hayan hecho, a adherirse al presente Tratado como Estados no poseedores de armas nucleares.

La Comunidad urge a los Estados poseedores de armas nucleares a cumplir plenamente sus obligaciones con el desarme nuclear bajo el Artículo VI del TNP y a avanzar hacia la eliminación total de esas armas. Los instamos a la plena e inmediata aplicación de las 13 medidas prácticas hacia el desarme nuclear, acordadas en la Conferencia de Revisión del TNP del año 2000, así como el Plan de Acción aprobado en la Conferencia de Revisión de 2010, en particular la Acción 5.

CELAC ha reconocido desde hace tiempo el importante papel que las zonas libres de armas nucleares pueden desempeñar en el fortalecimiento de la seguridad regional e internacional. En ese sentido, la CELAC expresa su gran preocupación porque la Conferencia Internacional sobre el establecimiento de una zona libre de armas nucleares, así como de otras armas de destrucción masiva en Oriente Medio, aún no se haya convocado. La Comunidad apremia para que esta conferencia se celebre lo antes posible, con la participación activa de todos los Estados de la región. La Comunidad cree firmemente que el establecimiento de esta zona sería una importante contribución al proceso de paz en Oriente Medio.

Desde la entrada en vigor del Tratado de No Proliferación Nuclear, el mundo no ha sido capaz de reducir la amenaza nuclear. El TNP sigue haciendo frente a muchos desafíos en su objetivo de lograr el desarme nuclear. Esto es especialmente alarmante ante la proximidad de su Conferencia de Revisión. El enfoque “paso a paso” no ha cumplido con los objetivos del Tratado. Este enfoque aún no ha conseguido la entrada en vigor del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares o la adopción de un convenio internacional para prohibir las armas nucleares, o el inicio de las negociaciones para un Tratado de Prohibición de la Producción de Material Fisible (FMCT), o siquiera el requisito de la eliminación de las armas nucleares.

La Comunidad reitera la importancia de la pronta entrada en vigor del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares e insta a los Estados en el Anexo II del Tratado, cuya ratificación es indispensable para su entrada en vigor, que aceleren el proceso de firma y / o ratificación de este instrumento. Exhortamos también a todos los Estados a abstenerse de llevar a cabo explosiones de prueba de armas nucleares, otras explosiones nucleares o de cualquier otro experimento no explosivo relevante, incluyendo experimentos sub-críticos para fines de desarrollo de armas nucleares. En este sentido, CELAC celebra la Séptima Reunión Ministerial del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares, cuyo objetivo es promover su entrada en vigor.

Nuestra Comunidad, Sr. Presidente, también está estrechando su cooperación con el Organismo para la Proscripción de las Armas Nucleares en América Latina y el Caribe (OPANAL), para lograr un mundo libre de armas nucleares.

Para concluir, CELAC desea señalar que sus Estados Miembros están convencidos de que la única garantía eficaz contra el uso o la amenaza de uso de armas nucleares es su total eliminación y prohibición. Nuestra Comunidad ha actuado con responsabilidad en la construcción de un mundo pacífico y más seguro. Alentamos al mundo a unirse a nosotros en este camino.

Muchas Gracias

Share this: