Señor Presidente:

Tengo el honor de dirigirme a la Asamblea General, en nombre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), en ocasión de la presentación del proyecto de resolución titulado: “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”.

Señor Presidente:
Desde la aprobación de la resolución 47/19, el 24 de noviembre de 1992, la Asamblea General de las Naciones Unidas ha aprobado sucesivamente, cada año, una resolución que enfatiza la necesidad de terminar con el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba.

Cabe recordar que en el sexagésimo octavo período de sesiones, la Asamblea General aprobó la resolución 68/8 con el mismo título, con el apoyo abrumador de 188 de los Estados Miembros de las Naciones Unidas.

Desde 1992, 22 resoluciones del órgano más representativo y democrático de las Naciones Unidas, a saber, la Asamblea General, han solicitado, una y otra vez, el fin del bloqueo impuesto a Cuba.
Hoy nos reunimos a considerar, una vez más, esta resolución y, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños desea ratificar su apoyo a la que será la vigésima tercera resolución de la Asamblea General sobre la materia.

Señor Presidente:
Es importante reiterar las razones que inspiran las convicciones de la CELAC en este asunto. En nuestra opinión, el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a Cuba, es contrario a la letra, el espíritu, los principios y propósitos de la Carta de las Naciones Unidas y del Derecho Internacional.

La Carta de las Naciones Unidas, señor Presidente, consagra derechos, obligaciones y principios que han pasado a ser parte del acervo jurídico, no sólo del Derecho Internacional, sino de la humanidad. Este no debe ser objeto de violación o menoscabo por ningún Miembro. Los Estados Miembros deben ajustar su actuar nacional e internacional a los derechos, las obligaciones y los principios consagrados en nuestra Carta constitutiva.

La CELAC reitera los principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas, entre otros, los principios de igualdad soberana de los Estados, la no intervención y no injerencia en asuntos internos, la libertad de comercio y navegación, así como el principio de solución pacífica de controversias.

Señor Presidente:
El bloqueo económico, comercial y financiero impuesto contra Cuba, comenzó en el año 1959 y ha continuado hasta hoy. Actualmente observamos que el bloqueo ha sido transformado en un sistema severo de medidas unilaterales que se ha prolongado en el tiempo, y que ha generado severas pérdidas económicas al pueblo cubano, que se hacen sentir en los sectores más sensibles de la vida de ese pueblo.

Expresamos nuestra profunda preocupación sobre el recrudecimiento de la dimensión extraterritorial del bloqueo; así como la creciente persecución a las transacciones financieras internacionales de Cuba, lo que es contrario a la voluntad política de la comunidad internacional, como se refleja en esta resolución.

La CELAC reitera la preocupación, ya señalada en la resolución 68/8, respecto de la aplicación por Estados Miembros de las Naciones Unidas de leyes y disposiciones, como la llamada “Ley de Helms-Burton”, cuyos efectos extraterritoriales afectan la soberanía de otros Estados, los intereses legítimos de entidades o personas bajo su jurisdicción y la libertad de comercio y navegación.

Las medidas unilaterales aplicadas bajo el embargo impuesto a Cuba están afectando muchas empresas que realizan sus negocios con Cuba, en correspondencia con el derecho internacional, incluidas las normas establecidas por la Organización Mundial del Comercio (OMC). En el último año, numerosas restricciones y multas fueron impuestas a compañías internacionales, algunas de ellas pertenecientes a miembros de nuestra Comunidad.

Los estados miembros de la CELAC exhortan a poner fin a la persecución de las transacciones financieras internacionales de Cuba en el extranjero, las cuales se han visto exacerbadas por la Oficina de Control de Activos Extranjeros de los Estados Unidos en los últimos años.

Quisiéramos recordar que en la Cumbre de CELAC; celebrada en la Habana, Cuba el 29 de enero de 2014, los Estados Miembros de nuestra Comunidad emitieron una “Declaración Especial sobre la necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero de los Estados Unidos de América contra Cuba”, en la cual se reiteró la más enérgica condena a la aplicación de leyes y medidas contrarias al derecho internacional, tales como la Ley Helms-Burton, incluido su efecto extraterritorial, y se exhortó al gobierno de los Estados Unidos a que pusiera fin a la aplicación de dicha ley . En este contexto, los Miembros de la CELAC también adoptaron el 29 de setiembre 2014, el “Comunicado Especial sobre el recrudecimiento de la dimensión extraterritorial del bloqueo económico, comercial y financiero de los Estados Unidos contra Cuba, así como sobre la creciente persecución a las transacciones financieras internacionales de Cuba”.

Señor Presidente:
La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños apoya decididamente la aprobación de la resolución: “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidas de América contra Cuba”.

Insistimos en la inconsistencia que existe entre la aplicación de medidas unilaterales, que no están respaldadas en el Derecho Internacional, y la letra, el espíritu, los principios y propósitos de la Carta de las Naciones. Hacemos un urgente llamado a los Estados Unidos de América a armonizar su legislación nacional pertinente, con la Carta de Naciones Unidas, las resoluciones de la Asamblea General, el sentir de los países de América Latina y el Caribe y de todas las regiones del mundo, así como con la voz de su propio pueblo.

La CELAC cuenta con el respaldo que tradicionalmente ha recibido la resolución que hoy se somete a la consideración de este augusto órgano, que se refiere a los impactos negativos que se imponen a uno de nuestros miembros.

Para concluir, señor Presidente, llamamos a respetar, sin excusas, la soberanía y la libre determinación de la nación cubana.

Muchas gracias.

Share this: